Descarga el Himno de Intendencia en PDF

Dichoso yo que piso el noble santuario
en que las palmas brillan bañadas por el sol,
que irradian sus destellos sobre el escapulario
rojo y gualda, que un día juré como español.

Sellando las murallas de torres de granito,
de mi patrona santa, la cuna puedo ver.
Y es eco santo de ésta, sin duda alguna, el grito
que trázame imperiosa la ruta del deber.

Tres santos ideales, / cual faros de mi vida,
alumbran mi camino / con mágico fulgor:
el Rey que nos alienta, / la Patria bendecida,
y el más inmaculado / e incontrastable honor.

(RECITADO:)
¡Soldados!, entre nosotros
no hay sitio para el que olvida
que incluso la propia vida
por la Patria se ha de dar.
Y si alguno lo olvidara…
¡que no ciña espada al cinto,
ni vuelva el noble recinto
de la Intendencia a pisar!.

Dichoso yo que, joven, con ilusiones riego
las palmas que florecen ante la luz del sol.
Dichoso yo si un día, ante mi Patria, llego
a demostrar que supe ser soldado español.